Blog

Consejos para abogados que ejercen en solitario (II)


29/11/2011 Facebook Twitter LinkedIn Google+ Marketing jurídico


  • Colabora con otros profesionales. Más allá de los profesionales del Derecho hay todo un mundo de emprendedores y empresas que pueden ser útiles para nuestros clientes. No temas recomendar esos otros negocios. En caso de que hagas esas recomendaciones comunícate con el negocio en cuestión para hacerles saber que les envías un cliente identificándolo a ser posible. Todo el mundo agradece este tipo de gestos y puede tener como contrapartida que a su vez ellos te envíen trabajo.
  • Lleva siempre una tarjeta de presentación. Aunque suene a desfasado las tarjetas de presentación todavía son una fuente importante y básica de nuestro arsenal publicitario. Cuídala, dedícale tiempo y dinero. Procura que esté impresa de forma profesional, no recurras a esas máquinas automáticas que se pueden encontrar en estaciones de autobús o de tren. Una tarjeta entregada se convierte en tu imagen así que calcula el beneficio de ahorrar unos céntimos con una mala tarjeta. Nunca te olvides las tarjetas de presentación, nunca se sabe quién te puede pedir una o cuándo surge una oportunidad de entregarla a alguien de interés.
  • Desarrolla materiales promocionales con inteligencia. Cada vez es más habitual ver que los profesionales del Derecho cuentan con boletines, folletos u otros materiales promocionales. Aunque estos suponen un coste en tiempo y dinero ayudan a crear una imagen de marca y a poner tu nombre delante de clientes actuales o potenciales. Sin embargo a corto plazo estos materiales no mejoran la cuenta de resultados de un despacho y eso, cuando estamos empezando como abogados en solitario, supone un inconveniente importante. Si tienes recursos y tienen un lugar en tu plan de marketing úsalos. De lo contrario espera a que el rendimiento de tu despacho mejore.
  • Informa a tus familiares, amigos y contactos. Tienes un negocio y necesitas clientes para que sea rentable. No seas tímido y comunica a todas las personas que conozcas a qué te dedicas y cómo puedes ayudarles ya sea por teléfono, fax, email o en persona. Muchos de esos esfuerzos caerán en saco roto pero otros te proporcionarán clientes.
Comentarios