Blog

Cómo ser un gran abogado


16/04/2012 Facebook Twitter LinkedIn Google+ Marketing jurídico


¿Qué hace grande a un abogado? ¿Sus resultados a la hora de llevar casos? ¿Su reputación entre los profesionales del Derecho? ¿Su ética y su integridad?

En “Good to Great” Jim Collins afirma que para alcanzar la grandeza cualquier negocio tiene que usar el concepto erizo. Aplicado al mundo del Derecho esto significa:

  • Tener pasión por el Derecho. ¿Eres un apasionado de la práctica del Derecho? ¿O para ti sólo es un trabajo? Si no sientes esa pasión podrás ser un buen abogado pero no llegarás a la grandeza.
  • Ser el mejor (y no serlo). No hace falta que seas el mejor abogado del mundo. Pero ¿eres el mejor abogado de tu zona en un nicho muy concreto? Si es así, ¿qué te hace ser el mejor? ¿Disponibilidad? ¿Habilidad? ¿Experiencia? ¿Igualmente tienes claro en qué no serás el mejor? ¿Te centras en tus fuerzas y no en tus debilidades?
  • Ser tu motor económico. Cumplidas las dos anteriores, ¿tu trabajo te da para vivir? Si no hay un valor económico para esa pasión y excelencia no podremos alcanzar esa grandeza dentro de nuestra profesión.

Cuando y donde estos tres componentes se cruzan podemos decir que eres un grande dentro de la profesión de la abogacía. Así que mantente dentro de esos parámetros, no busques ampliar tus áreas de práctica si no te ves capaz de sostener ese nivel de excelencia.

Ahora sólo te falta una buena política de comunicación para que esa grandeza sea reconocida por los demás.

Comentarios