Blog

Cómo evitar que estafen a tu despacho


27/06/2012 Facebook Twitter LinkedIn Google+ Marketing jurídico


Quizás hayas oido hablar de estafas por internet. Tal vez la más conocida sea la del príncipe nigeriano que pide tu colaboración para transferir fondos bancarios. Pero no sólo los particulares sufren este tipo de estafas, también los abogados pueden sufrirlas y es que cada vez son más elaboradas.

Un modus operandi habitual es el siguiente: una persona extranjera se pone en contacto contigo a través del correo electrónico para solicitar tu ayuda legal en un asunto (el uso del idioma inglés o del español en el email es indiferente). Hasta aquí todo bien. A continuación comenta que el asunto es sobre una cantidad (muy elevada habitualmente) que se le adeuda pero que será fácil de cobrar puesto que ya ha llegado a un acuerdo con la otra parte. Tu trabajo como abogado se reducirá así a comprobar que el pago se efectúa correctamente. Para ello será tu cuenta bancaria la que recibirá la transferencia y tú a su vez transferirás la cantidad adeudada a otra cuenta en el extranjero después de separar tus honorarios.

Nada es especialmente llamativo en este caso excepto por la procedencia extranjera del cliente, que nunca antes te habías relacionado con él y las elevadas cantidades en juego. Incluso podrías estar ante un cliente perfectamente legítimo. ¿Cómo actuar entonces?

  • Realizar una búsqueda a través de internet. Introduce el nombre del cliente o el cargo que dice tener o la empresa para la que dice trabajar. Quizás esta estafa ya haya sido reportada ya que estas estafas utilizan el envío masivo de emails.
  • Fijarte en la gramática y las faltas de ortografía. Estas estafas suelen realizarse desde países distintos al tuyo, Rusia y China entre otros, y quienes las hacen no suelen estar muy duchos en el idioma utilizado ya que no es su lengua materna así que cometen errores de bulto. Evidentemente tus clientes potenciales tampoco tienen que ser académicos de la Lengua pero estamos ante un indicio más.
  • Cotejar tu área de práctica como abogado y el tipo de especialización que le vendría bien a este cliente. Muchas personas no distinguen entre un tipo y otro de abogado. Pero los envíos de email masivos tampoco. Ya tenemos otro indicio más.
  • Pensar en el servicio que se te solicita. Si lo único que quieren de ti es que recepciones un dinero y lo transfieras hay elevadas posibilidades de que te encuentres ante una estafa, especialmente si el destino es Western Union, MoneyGram o una empresa que preste servicios semejantes.

Si todavía no lo tienes claro responde al email pidiendo más detalles, contratos, o cualquier otro tipo de documentación relativa al caso. Generalmente en el caso de estafas esto bastará para ahuyentar al estafador.

Vale, ahora estarás pensando, ¿y dónde está la estafa? En el delito de blanqueo de dinero.

Comentarios
  1. Jesus Puente dijo 03/07/2012 17:46 pm:

    O la estafa está en que los estafadores utilizan datos de cuentas corrientes que han “interceptado”, de manera que el dinero que transfieren a tu cuenta no es propiedad del estafador sino de un tercero y a ti te utilizan como intermediario y como participe en un delito de estafa.
    Tengo dos temas de esos en el despacho.

    Saludos

    1. info-derecho dijo 04/07/2012 12:27 pm:

      Buen aporte Jesús. Gracias.