Blog

Cinco razones por las que fracasan los abogados


25/10/2011 Facebook Twitter LinkedIn Google+ Marketing jurídico


Muchos despachos incluso de alto nivel están cerrando o pasando graves dificultades debido a la crisis económica. Debilidades que en época de bonanza quedaban ocultas surgen con fuerza en los malos tiempos. Para cualquier empresa, también el sector de servicios legales, hay cinco peligros que amenazan la supervivencia del negocio.

Mala gestión. Para sobrevivir en tiempos de crisis es fundamental tener las cuentas en orden. Una mala planificación económica incluye sueldos elevados, dietas generosas, excesivo reparto de dividendos a los socios, solicitud de grandes créditos, altos niveles de deuda con insuficiente capitalización y la falta de previsión de los flujos de caja y de las proyecciones de ingresos. Solución: mayor control de los gastos y de los ingresos.

Falta de liderazgo. Toda empresa necesita un propósito común, unos objetivos comunes y una cultura empresarial adecuada. Las divisiones entre los socios, el enfrentamiento entre el personal, la falta de dirección, la ausencia de información, la falta de diálogo y las formas y el discurso dictatorial son recetas seguras para el fracaso. Solución: mayor comunicación y ética de liderazgo.

Dimisiones entre el personal. Está demostrado que aquellas empresas que cuentan con una fuerza laboral más estable tienen más posibilidades de éxito. La razón es que esta estabilidad permite un mejor servicio al cliente y una imagen más consolidada como empresa. Por eso es fundamental la formación y el desarrollo del personal además de alcanzar un saludable equilibrio entre la vida profesional y personal. La satisfacción de los empleados es tan importante para la supervivencia de la empresa como la de los clientes. Solución: preocuparte de tu personal y proporcionarle un buen ambiente laboral.

Ausencia de una estrategia de marketing. Los despachos de abogados no son una excepción dentro del mundo empresarial y precisan de realizar inversiones en marketing como cualquier otra empresa. Y como cualquier empresa hay que centrarse en el crecimiento de nuestra cartera de clientes. Eso no significa gastar en marketing alocadamente. Todo lo contrario. Es necesario hacer un seguimiento del dinero invertido para atraer clientes y analizar si la inversión es suficiente, si es excesiva, o si es errónea. Si los canales de marketing que estás empleando no funcionan quizás debas cambiarlos o tal vez tu nivel de inversión no alcanza a elevar tu despacho por encima de la competencia. Sólo hay una razón por la cual un cliente nos escogerá como su abogado: porque al menos hay un motivo positivo que nos diferencia de cualquier otro abogado. Solución: desarrollar un plan de marketing y revisarlo periódicamente.

Descontento de los clientes. Los clientes habitualmente no expresan su descontento con el servicio o producto recibido. Eso no significa que estén satisfechos contigo. Un cliente insatisfecho no volverá a recurrir a ti como abogado en el futuro y, lo que es peor, compartirá con sus amigos y conocidos la mala experiencia que supone contratarte como abogado y también perderás esos potenciales clientes. Así que ya sabes, si cada vez tienes menos clientes, cada vez recibes más quejas y cada vez se habla peor de ti como profesional es que estás realizando un pésimo trabajo a la hora de satisfacer las necesidades de tus clientes. Solución: dar un buen servicio a tus clientes mostrando interés por sus necesidades y cumpliendo las expectativas que han depositado en ti.

Comentarios