Blog

5 errores que no debes cometer con tus clientes


12/07/2011 Facebook Twitter LinkedIn Google+ Marketing jurídico


No es suficiente prestar el mejor servicio legal posible para mantener contento a un cliente. Hay una serie de errores que debes evitar en tu práctica profesional ya que podrían deteriorar seriamente la relación con tu cliente y la posibilidad de que, en el futuro, vuelva a contar contigo o te recomiende a alguno de sus conocidos. Aquí te dejamos cinco errores habituales:

Un abogado no está para asesorar sino para resolver problemas

Muchos abogados tienen la costumbre de aconsejar a sus clientes sobre qué es lo que tienen que hacer. Es mucho mejor explicar al cliente las diferentes opciones que se abren ante él y las posibles consecuencias de adoptar un camino u otro. De esta manera el cliente tendrá una visión clara de su situación y podrá involucrarse en las decisiones a tomar corresponsabilizándose de ellas.

Sé sincero sobre tu formación, conocimientos y experiencia

Como abogado tienes que ganarte la confianza de tus clientes. Hay abogados que pretenden conseguir este resultado resaltando sus conocimientos, su formación, sus contactos, su experiencia, sus éxitos pasados… hinchando sus méritos o mintiendo directamente sobre su currículum. Recuerda dos cosas:

  • tu cliente acabará juzgando tu credibilidad en función de los resultados
  • a pesar de obtener resultados positivos tu credibilidad quedará seriamente dañada si el cliente te descubre en una mentira sea del tipo que sea

Mantén informado a tu cliente

Una queja muy común entre los clientes es que su abogado no se preocupa por ellos, por su problema y por su caso. ¿Y cómo saben esto? Porque su abogado no contesta a las llamadas telefónicas o a los emails que le remiten. Actuar así es un error gravísimo además de una falta de educación. Una cosa es no contestar de forma inmediata o dejarlo todo para atender a un cliente, pero incluso así tiene que existir una muy buena razón para hacerle esperar tu respuesta. Así que procura responder lo antes posible a cualquier comunicación realizada por uno de tus clientes y si te retrasas explicarle el motivo del retraso.

No cumplir las expectativas del cliente

Cuando un cliente recurre a un abogado siempre tiene un resultado en mente. Muchos abogados a fin de conseguir ese cliente alimentan o crean expectativas en su mente para quedarse con el caso. Y a la hora de la verdad se ven incapaces de cumplir esas expectativas que han ayudado a levantar. Después de esto raramente un cliente tendrá confianza en la capacidad de ese abogado así que de volver a contratarlo o recomendarlo ya ni hablamos.

Facturar por todo

Los clientes de un abogado ya dan por sentado que los servicios del abogado tienen un coste. Eso coste puede que les haya sido anticipado mediante una cantidad cerrada previa a la contratación del abogado o calculada aproximadamente en función de los servicios concretos que se vea obligado a realizar el letrado. Aunque la factura por servicios legales tiene que ser descriptiva y desglosar los conceptos así como las cantidades relacionadas con cada uno no hay que ser demasiado detallistas. Así por ejemplo no se deberían incluir conceptos como: sellos y sobres de correo, coste de llamadas telefónicas, salidas del despacho, taxis, etc. La factura de tus servicios dará una imagen de ti. Sé inteligente y úsalo en tu beneficio. Un consejo siempre útil es incluir conceptos relacionados con el trabajo que has realizado e indicar que son gratuitos. Eso te dará una imagen de profesional solvente que se preocupa por sus clientes y que les da un trato personal, atento y respetuoso.

En resumen, en su relación contigo los clientes tienen que sentirse importantes y apreciados. Si consigues esto tendrás una buena oportunidad de que en el futuro vuelvan a contratarte o te recomienden a sus conocidos.

Comentarios