Blog

4 pistas para saber cuándo estás aburriendo a alguien


26/03/2012 Facebook Twitter LinkedIn Google+ Marketing jurídico


El aburrimiento no es algo fácil de ocultar. ¿Aburres cuando hablas? Aquí te dejamos una serie de pistas para saber si estás aburriendo a tu audiencia.

1. Recibes respuestas poco elaboradas y/o te hacen preguntas cortas y sencillas. ¿Te suenan estas respuestas? “¿De verdad?”, “¡Qué bien!” “¡Qué interesante!”… Si las escuchas repetidamente en conversaciones ten cuidado. No te están prestando la debida atención ya que una persona interesada en la conversación querrá profundizar en lo que estás diciendo. También puede ocurrir que en una conversación tu interlocutor te haga preguntas simples para las que hay respuestas breves. En ese caso es probable que se esté alejando de las cuestiones complejas que son las que muestran auténtica curiosidad e interés y entonces estaríamos ante un claro indicador de aburrimiento de una persona que mantiene la conversación por simple educación.

2. Es raro que te interrumpan. ¿Te interrumpen cuando hablas? Estupendo, entonces es que tienen interés en lo que estás diciendo y que quieren aportar algo a la conversación. ¿Nunca te interrumpen? Malo. Las personas interesadas en un tema quieren añadir sus propias opiniones, conocimientos y experiencia. Si no lo están haciendo probablemente callan con la esperanza de que la conversación terminará así más rápido.

3. Hay cambios bruscos de tema. Si la persona con la que hablas realiza un repentino cambio de tema en la charla es que no tiene interés por lo que estáis hablando. Y como no le interesa pretende llevar la conversación a un tema que sí le gusta.

4. La postura y el lenguaje corporal. Cuando una persona se aburre suele mostrar signos de inquietud en sus gestos, se inclina hacia delante y hacia atrás, rehúye el contacto visual, cambia el peso de un pie a otro con frecuencia o cruza los brazos en un gesto defensivo. Por contra las personas que tienen interés en lo que dices se muestran tranquilas, se sientan rectas, se colocan frente a ti y mantienen el contacto visual.

Así que si quieres saber si estás aburriendo a tu audiencia ya sabes. Observa su comportamiento mientras hablas. Y si te das cuenta de que les estás aburriendo no les castigues más y cambia de tema, de tono o de lo que sea. Nunca obtendrás nada a base de aburrir a la gente.

Comentarios