Blog

3 cosas para hacer a la hora de empezar tu despacho


01/06/2012 Facebook Twitter LinkedIn Google+ Marketing jurídico


Crear un despacho es una de las aventuras más excitantes que puedes tener como profesional del Derecho. Ante ti se abre un mundo lleno de oportunidades y peligros, en los que tú serás el único responsable del éxito o fracaso final. Las apuestas son muy altas pero también las recompensas, por eso tienes que tener claro qué rumbo darás a tu empresa, para eso estará tu plan de negocios. Pero más allá de tu estrategia empresarial para que tu despacho triunfe hay  cuestiones ineludibles a las que deberás atender:

1. Decide qué estructura legal quieres para tu despacho

No es lo mismo ser un abogado individual que compartir oficinas con otros compañeros o incluso montar tu propio bufete. Piensa cuidadosamente qué es lo que más te conviene a la hora de gastos fijos, responsabilidad patrimonial, fiscalidad, financiación, etc. Yendo a lo simple podrás optar por ser persona física o persona jurídica existiendo varias posibilidades en este último caso.

2. Registra el nombre de tu despacho y tu logotipo si lo tienes

Quizás te parezca una tontería pero más de un despacho se ha llevado la desagradable sorpresa de tener que cambiar el nombre que había usado para su despacho durante años porque un recién llegado se tomó la molestia de ir a registrarlo. Igual para el logotipo. Si inviertes en publicidad o tu imagen de marca está o podría llegar a estar muy arraigada en tu comunidad no permitas que te pueda pasar a ti.

3. Consigue las licencias y permisos pertinentes, incluidos los fiscales

Abrir cualquier negocio conlleva un montón de papeleo. Estudia la normativa que te es aplicable por el tipo de negocio que vas a desarrollar. Seguramente tendrás que entregar formularios en el Ayuntamiento, la Seguridad Social, la Agencia Tributaria y en la Agencia de Protección de Datos como mínimo.

Y si todavía no has hecho algo de lo anterior quizás todavía estés a tiempo. Ponte manos a la obra.

Comentarios