Para qué sirve el derecho

El derecho sólo tiene sentido para regular la convivencia de las personas así como los problemas que puedan surgir entre ellas. En nuestra vida cotidiana no sólo los profesionales sino también los ciudadanos en muchas formas y manifestaciones distintas aplicamos el derecho de manera habitual.

Así podemos hablar por ejemplo de derecho privado y derecho público. En el derecho privado las personas suelen disponer de sus derechos y de sus bienes pudiendo comprar, presentar una demanda o hacer testamento… En cambio en el derecho público no existe esa libre disposición por ejemplo en el caso del derecho penal el derecho a castigar sólo corresponde al Estado pudiendo únicamente articularse a través de un proceso judicial y nunca extrajudicialmente.

En la vida diaria de forma particular y extrajudicial hacemos uso del derecho privado especialmente en el derecho civil, el derecho mercantil y el derecho laboral, en situaciones tan habituales como hacer un contrato de arrendamiento, solicitar una licencia administrativa o hacer una inscripción en el Registro Civil. En estos casos las dudas jurídicas que se puedan plantear suelen resolverse a través de la consulta con un abogado y de un dictamen jurídico. Otras posibilidades para resolver pacíficamente controversias jurídicas de forma extrajudicial son la mediación, la transacción o la conciliación. Como última posibilidad antes de acudir a los tribunales podemos recurrir al arbitraje de un tercero nombrado por las partes que acuerdan someterse a su decisión resolviendo la cuestión de una forma habitualmente más rápida y sencilla.

Si nada de lo anterior es viable habrá que hacer uso de los tribunales de justicia mediante la presentación de la demanda y presentando pruebas a fin de obtener una sentencia favorable. Si la conseguimos tras los correspondientes recursos puede ser ejecutada de forma forzosa. La ejecución procesal de una sentencia es la piedra angular en todo el planteamiento jurídico porque de poco sirven los principios generales o la legislación si no se puede ejecutar forzosamente la sentencia judicial. Para ello se proporcionan los medios ejecutivos necesarios para que este derecho tenga eficacia.

Para tener más información pincha aquí.

Tagged with 

Deja un comentario